Violencia contra la mujer – Encuesta a víctimas

enero 24, 2018

En los últimos meses se han manifestado condiciones críticas para las mujeres en términos de su seguridad e integridad, teniendo como resultado que México es uno de los lugares más violentos para las mujeres, como lo exhibe el informe “Del compromiso a la acción” de la ONU Mujeres y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

En agosto del 2017, dos de los principales resultados de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones de los Hogares (ENDIREH), realizada por el INEGI, expuso que a partir de los 15 años de edad dos de cada tres mujeres han enfrentado un incidente de violencia por parte de algún agresor y que en la mayoría de los casos, los agresores han resultado ser las personas con las que sostienen, o han sostenido, una relación sentimental.

Con el fin de aportar una contribución en el diagnóstico de la situación de la violencia contra las mujeres en México, realizamos una encuesta nacional en redes sociales del 20 al 22 de enero de 2018 en la cual participaron alrededor de 200 mujeres de entre 15 a 68 años que fueron víctimas de violencia a causa de su género. Dicha encuesta fue realizada con el apoyo de la casa encuestadora Arias Consultores.

Según los resultados de la encuesta, las mayoría de las mujeres (53.8%) fue víctima de la violencia en su propia casa, seguido del trabajo con un 16.8% y la calle 10.9%.

 

Al preguntar sobre cuál había sido el tipo de agresión de las que habían sido víctima, la agresión verbal y los empujones o cachetadas se colocan en los dos primeros lugares, con un 15.9% y 10.9% respectivamente. Cabe señalar que de los 15 tipos de agresión, es posible agruparlas en cuatro grupos: violencia emocional o psicológica (34.4%), violencia sexual (28.9%), violencia física (18.4%), y violencia económica-patrimonial (18.4%), lo que en comparativa con los resultados de la ENDIREH, se observa que es el mismo patrón de tipo de hostigamiento hacia las mujeres.

 

Al igual que en la ENDIREH, lo resultados muestran que los principales agresores han sido las personas que han sostenido o que sostienen un relación con la víctima, teniendo como principal agresor a las ex parejas con un 35.1%, seguido de las parejas con un 19.3%.

 

Con respecto a la frecuencia en los casos de violencia, la mayoría dice haber sufrido con frecuencia aislada, seguido de “una sola vez”, “todos los días” y “solo cuando lo veo”.

 

De manera sorpresiva, en el 60% de los casos las víctimas externaron recibir un trato afectuoso por parte del agresor posteriormente al evento violento.

 

Preocupantemente, tres de cada cuatro víctimas de violencia a causa de su género, menciona no haber denunciado al agresor, principalmente por motivos como “no era necesario”, “vivo con él”, “miedo” y “no confío en las instituciones”. En el caso de las personas que sí denunciaron las principales razones por las que se llevó a cabo la denuncia son porque “cansancio al abuso” e “intervención de las autoridades.

 

De manera alarmante, más del 60% de las mujeres violentadas manifiesta “no confiar” en las instituciones de justicia de su estado, por lo que la mayoría de las víctimas expresa no sentirse segura viviendo en su estado.

 

Frente al panorama complicado que enfrenta la mujer, esto pareciera no poderse atribuir a que el poco acercamiento que tienen las víctimas se deba al desconocimiento de los mecanismos existentes para su apoyo, ya que el 64.5% tiene conocimiento de que existe una Alerta de Violencia de Género en sus estado, contando también con el 74.1% que sabe sobre la existencia de las leyes que protegen a las mujeres.

 

La percepción de las víctimas sobre la motivación de sus agresores, coloca como primera razón que el agresor “Se siente superior”, siguiéndoles el desconocimiento de causa, la educación del agresor y celos, entre otras.

 

Finalmente, 1 de cada 10 víctimas de violencia de género en México expresa haber merecido la agresión, lo cual pese a no ser un valor muy elevado, es triste pensar que una persona, en este caso las mujeres, tenga que concebir como su responsabilidad un suceso ejecutado a final de cuentas por un victimario.

 

Esta encuesta muestra un panorama que no ha cambiado mucho con respecto a los últimos años: la mujer sigue siendo violentada por los hombres en cualquier escenario posible, y de manera decepcionante, las zonas de mayor peligro para ellas son su casa, y su principal agresor la persona que vive o vivió con ella. ¿Será que estemos esforzándonos lo suficiente para resolver este problema?

Facebook Comments
A %d blogueros les gusta esto: